Foto de varios árboles

Foto: WWF

El ailanto es un árbol ornamental de origen asiático muy fácil de ver en parques y jardines de Europa. El problema es que esta especie condena a todas aquellas plantas que están a su alrededor a desaparecer, a causa de su gran capacidad de reproducción y crecimiento.

Los ejemplares de este árbol van a ser objeto de control en la  campaña que Obra Social Caja Madrid y WWF van a llevar a cabo en la Comunidad de Madrid, en el marco del Proyecto de Especies Exóticas Invasoras con el objetivo de restaurar los ecosistemas.

El lugar previsto para esta actuación será el Parque Regional del Suroeste y las labores de control se dividirán en tres. La primera actividad, que se realizará el 21 de abril, tratará de erradicar el ailanto de manera manual.

Pero como a veces esta forma de control no es suficiente, en la segunda jornada se tratará de erradicar los ejemplares de la especie exótica con ayuda de máquinas que extraigan la planta desde la raíz. Este es el paso previo al control químico, tercera fase de la campaña y quizá la más eficaz, que llevarán a cabo los guardas del Parque.

Por último, teniendo ya el espacio liberado de la especie invasora, WWF pretende repoblar la zona con las especies autóctonas que el ailanto no permitió reproducirse. De esta forma, se conseguirá la “justicia” biológica que encinas, cañizares y bosques de la ribera del Manzanares llevan buscando desde hace tiempo.