He querido traducir del francés una nota elaborada en Estrasburgo con motivo de la conferencia que se va a realizar allí el día 5 de diciembre  sobre los efectos de la contaminación interior sobre la salud.

Esta iniciativa la organiza la Comisión de medio ambiente, agricultura y del territorio de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE), y lleva el título de “Medio ambiente y salud: contaminación y enfermedades multisistémicas”.

Y es que según lo que se desprende de sus informes, las patologías ligadas al entorno contaminado no se limitan ya a las afecciones respiratorias, cardiovasculares o a algunos tipos de cáncer.
Otras patologías crónicas y emergentes están igualmente vinculadas a la polución ambiental, especialmente las que atañen al sistema nervioso, inmunitario y endocrino.

La contaminación interior del hábitat o de los edificios (antiguos o nuevos) es susceptible de estropear la salud, tanto o más que la contaminación exterior al aire libre.

Esta conferencia, abierta a la prensa, dará el punto de vista de expertos del mundo científico y médico sobre los vínculos que unen un entorno contaminado y sus efectos sobre la salud.