Jesús Manzano

Jesús Manzano

Jesús Manzano es emprendedor, investigador, director de tecnologías de la información con especialización en arquitectura de procesos de negocio, activista medioambiental y blogger. Hemos querido conversar largamente con él para que nos hable de su blog, su trabajo, sus proyectos, sus ideas… Y esto es lo que nos ha contado (avisamos que no tiene desperdicio)…

Jesús, tienes un blog de medio ambiente, No Time To Waste [No hay tiempo que perder]. ¿Qué es lo que te hizo crear un blog de esta temática?

Darle utilidad social a mi tiempo y mis conocimientos… Esa fue la motivación. Hasta el momento de crear “No Hay Tiempo que Perder” escribía en foros y blogs sobre tecnologías, bajo el pseudónimo de Kaos; pero te vas dando cuenta de que eres un inconsciente más engrasando la máquina del consumo, otra pieza amplificadora de la religión tecnocrática que cree que las ingenierías y las tecnologías en sí mismas son capaces de satisfacer las necesidades del ser humano.

Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala es el silencio de la gente buena

Bajo el emblema de esta frase, que siempre me conmovió – es decir, me movió -, arranqué un blog que mezcla el activismo social con un ecologismo urbano. El nombre del blog viene de lejos, ‘No Time to Waste’ fue un slogan que utilizaba Greenpeace cuando me hice socio hace 20 años, tras independizar mi vida y mis ideas.
Supongo que este árbol ha sido configurado desde sus raíces. Ya en tiempos del final de la transición española estaba al frente del movimiento estudiantil de mi ciudad, Alcalá de Henares. Sin embargo siempre he pasado por una persona discreta y tolerante, de la que no se podrían suponer, como dijo Antonio Vega

Estos trabajos forzados a los que me ha condenado mi corazón.

Y uno de esos trabajos forzados es divulgar que nuestra respuesta ante los graves problemas del medio ambiente debe de ser urgente, porque no hay tiempo que perder.

¿Por qué elegiste este medio para expresar tu preocupación por el cuidado del medio ambiente?

Sé que a muchas personas les resulta extraña la virtualidad de este mundo de blogs y redes sociales. Nunca dejaré de escuchar de otros eso de ‘soy de los que prefiere conocer a la gente cara a cara, ocuparme de las cosas de mi casa, de mi barrio…”. Ojala fuese verdad, y quienes lo dicen correspondieran la amistad o actuarán localmente para mejorar su entorno. Pero no nos engañemos, la web 2.0 tan sólo nos facilita un entorno participativo para divulgar causas sociales, pero no genera en sí misma activismo o responsabilidad social. Basta con ver cuantos gurús, geeks, y frikis – en el top de blog visitados – no hacen otra cosa que ocuparse de sus propias cosas y del veneno del consumo tecnológico. Finalmente son las personas con inquietudes sociales y medioambientales (eso sí, preparadas para manejar estas herramientas) las que pueden y deben subir al escenario y levantar las manos para reclamar cambios que permitan que otro mundo mejor sea posible.
El éxito de una campaña de sensibilización basada en blogs y redes sociales aún depende de la capacidad de las personas para expandir su ‘vida real’ dentro de entornos virtuales. Recuerdo cuando partícipe en la primera experiencia mundial de Campus Virtual, y las barreras y hábitos culturales que hubo que superar para hacer posible alinear objetivos y valores en un grupo con previos intereses comunes.

Ahora estás embarcado en un nuevo proyecto sobre movilidad sostenible, llamado ir2M. ¿Qué nos puedes contar de esta iniciativa?

Surgió de la simple observación de un problema: pasarte horas en los atascos de entrada a Madrid da tiempo para pensar en muchas cosas, y a mí me encanta resolver dilemas.
Ir2M cambiará nuestra forma de movernos, porque es un sistema de transporte inteligente que adapta los recursos y la oferta a las necesidades dinámicas de la demanda, es decir, define y gestiona rutas de microbuses que buscan a los pasajeros en la puerta de su casa, de su oficina, de su escuela, y los lleva por el camino más eficiente hasta su destino, pero… compartiendo ese recorrido con personas que tienen el mismo comportamiento en sus hábitos de movilidad.

El Proyecto ir2M está naciendo, bajo el cuidado y el mimo de 30 colaboradores que de manera desinteresada están aportando su tiempo y talento para que en los próximos meses ir2M pueda presentarse en sociedad, como la gran alternativa del transporte sostenible en grandes regiones urbanas. Con nuestro trabajo e ilusión, esperamos que Ir2M viaje pronto en busca de financiación y subvenciones, porque estamos convencidos de que nuestro proyecto de innovación será un instrumento clave para mejorar la vida de los ciudadanos y del medio ambiente.

¿Qué metas esperas alcanzar en este nuevo proyecto?

Me siento orgulloso de la responsabilidad que tenemos en ir2M. Es un proyecto estratégico para que las grandes urbes afronten el crecimiento demográfico y el transporte sin miedo a su futuro. Somos innovación, un sistema inteligente de transporte que va a proporcionar a la sociedad beneficios increíbles. ir2M pone su foco en aportar soluciones de movilidad que reducen la congestión del tráfico y el impacto ambiental del transporte, mejorando la percepción y la calidad de vida de los ciudadanos. Entre los objetivos a medio plazo que nos hemos propuesto están:
- Reducir un 25% la emisión de los gases contaminantes asociados al transporte en las grandes ciudades.
- Desplazar del vehículo privado a más del 16% de sus usuarios.
- Reducir el consumo anual de miles de toneladas de combustible.
- Mejorar la productividad, reduciendo algunos de los millones de horas de trabajo perdidas en atascos. En España el 1% del PIB se pierde en los desplazamientos.
- La creación de empleo prevista en la Unión Europea para el período 2010-2016 es de más de 50.000 nuevos puestos de trabajo.
Da vértigo pensar en esas cifras, pero como dijo Doug Larson

Algunas de las hazañas más grandes de la humanidad han sido obra de personas que no eran lo bastante listas para comprender que eran imposibles.

Hablando de medio ambiente, sostenibilidad… ¿qué problemas ves más urgentes? ¿Cuáles dirías que te preocupan más?

No podemos mudarnos de planeta. Debería bastarnos este hecho para cambiar nuestro modelo insostenible de vida. Hemos olvidado que nuestros abuelos no se duchaban cada día, no viajaban a los confines del mundo para hacerse fotos, no tenían productos desechables ni se alimentaban con melones brasileños teniendo un huerto al lado. Hemos perdido la perspectiva, pensamos que la vida que ahora llevamos es normal, natural, y no hay mayor error que este, no darse cuenta de que en los últimos años nos hemos drogado de tecnología y de consumo, apartándonos radicalmente de la relación con nuestro entorno. No hay tiempo que perder en repetir ese mensaje hasta la saciedad: no es natural, ni conveniente, ni es sostenible. Vivimos en una gran mentira alejados de la normalidad, y nos veremos obligados a retomar el camino de nuevo. Como dice Macaco en el tema ‘Moving’…

Volver al origen, no es retroceder, quizás sea andar hacia el saber.

El mundo en el que vivimos es una herencia recibida y que tiene una cláusula principal: no nos pertenece y debe dejarse en herencia a las siguientes generaciones.

¿Los problemas que me preocupan más? La sensación del “esto no va conmigo”, “ya vendrá otro a arreglarlo”, “no pasa nada, no creo que sea tan grave”… Esas maneras de pensar son nefastas y permiten el silencio ante las cosas malas de la gente mala. A fin de cuentas, las personas verdaderamente “antisociales” no son quienes se manifiestan ante los líderes del G8, sino los que con su indolencia permiten y participan de esta vorágine del consumo y juegan en la partida que degrada el Planeta, antisociales que destruyen en futuro, que no nos pertenece a nosotros pero del que somos responsables.

Aunque creo conocer la respuesta, voy a hacerte la pregunta para que no quepa lugar a dudas: ¿cuál sería tu mensaje definitivo para aglutinar todas las preocupaciones medioambientales?

Hace tiempo desarrollé una Ley de la Dinámica… Es broma, fue una simple frase que denominé Ley del Culo:
El punto 1 (nosotros) deja de mirarse el culo (y se suma a otros) cuyo conjunto (multiplica) la presión que se ejerce sobre el punto 2 (políticos) lo cual da como resultado que todos, los que empujan y los que son presionados para actuar, acaban moviendo el culo para acabar con el hambre y la pobreza extrema (o con la extinción de las especies, el cambio climático, la tortura…). Dicho de otra manera:

No Hay Tiempo que Perder… El Momento es Ahora…

¡Un placer haber conversado contigo, Jesús!